U N M E T R O C U A D R A D O

5.10.2011

Mi excepción


Quiero darte una tregua, unos instantes de libertad, quiero sacarte de la jaula en la que llevo tanto intentando conservarte, donde el tiempo se nos queda corto y las manos se llenan de ganas. Me he replanteado esto tantas veces que quizás cuando pueda gritarlo me sienta cien metros arriba del sol. Pienso en tus palabras y solo deseo desaparecerme entre tus ojos mientras todos miran y a la vez no entienden, que las paredes sientan celos y pueda reírme del mundo detrás de tu espalda. Tus pestañas se llenan de preocupación y sólo quiero besar cada una de ellas, bajar por tu ombligo y quedarme en él, donde tú lo sabes y yo lo sé, y donde el silencio es nuestro lenguaje, porque no hace falta más, donde puedo comerme tus minutos y pedirte más. Vivo en el trapecio de tus piernas, en el vértigo de tus sílabas, y me gusta tanto que me abandono de mi tic-tac diario, de mis respuestas, de mi misma. Y te busco, te busco en silencio entre ignorantes, te busco en voz alta (te quiero) en nuestro pequeño espacio.








1m2 de ti

5.06.2011

Permíteme ocupar el


de tu realidad

5.05.2011

Te besaría sin censura hasta que el último soplo del día asomara su luz, hasta que tus labios me pidieran tregua y los míos se durmieran en un suspiro, pegada a tu sonrisa. Tenerte al alcance de mi mano y no poder deshacerme en ti me consume, y es que, reconozco que soy adicta a la vida que me das y a la que te queda por ofrecerme. Busco algún tipo de medio para alcanzarte, para oxigenarme. El norte de mi memoria solo te piensa, no deja espacio para más. Quiero perderme en ti y no volver a encontrarme, y poder tocarte cuando el vacío y el miedo me llame, cuando necesite quererte todavía más si cabe, quiero que hoy sea menos que mañana y que cada paso esté más cerca y te quiero a ti.
Porque sí.




4.29.2011



Y si me pides no rozar el suelo,

podemos desafiar al tiempo y conseguir que esto sea

tan infinito

como las ganas que te tengo

4.20.2011

8O%

Cuánto daño hacen las palabras y cuanto su triple dirección, las medias verdades y las caricias a tientas, las pupilas en tu dirección y los pies sin suelo ni tierra. Fugaces. Las señales de bienvenida, la certeza, acostumbrarse, acostumbrar-te, el tiempo, el plural. Permíteme pensar que me escribes, has entrado en tierra de nadie y te doy permiso para quedarte. Tengo una válvula de escape perdida entre conceptos de sinsentidos y un hambre de nuevo detrás de la oreja. Mi sexto sentido me dice que todo saldrá bien pero los montones de obligaciones crecen como la misma mierda de una ciudad contaminada. Te doy cinco segundos para reaccionar, te doy el paraíso a cambio de un paso al frente.



Venga, arriésgate conmigo.

4.14.2011

22:58, me estoy dando cuenta de que he convertido este lugar en un asedio donde tus preguntas no dejan de asaltarme, en otras circunstancias esto no debería ser motivo para emplear mi tiempo pero ahora mismo, mientras llenas tu cabeza de todo menos de lo que realmente quisieras, pienso, y pienso en que, a pesar de no ser respondidas, continúas ahí, intentando averiguar que pasa por mi cabeza y cuántos centímetros mide el triángulo de mi mejilla. Me gustaría decirte tantas cosas que he decidido hacer una lista con ellas, la cual, iré enseñándote cada día, para que puedas reconstruir tú solo todo aquello que quieres saber. Me gusta que en estos momentos no puedas concentrarte y pienses en qué estaré pensando y me gusta que hagas planes y me incluyas en ellos. Yo no sé de dónde has salido pero lo cierto es que, si tenía que encontrarte agradezco a mi destino tener tan buenos planes de vida para mí, y ya, puestos a agradecer, le agradezco tus visitas, tus abrazos y tu forma de hacerme rabiar, tus ojos que me entienden hasta cuando ni siquiera lo hago yo y tu presencia. A veces, una puerta cerrada abre otras tres y, en ocasiones con una basta para darte cuenta de que se acabó el buscar y tener que arrepentirse de cada paso dado. Quiero de ti en mi día a día y quiero que hagas de mi rutina un motivo para seguirte. Así que, ya sabes, no dejes de odiarme nunca, porque te quiero demasiado como para que lo hagas.
Las cosas claras no están mal, pero prefiero recrearme en posibilidades, supuestos y soñar con realidades inciertas. Así es más fácil verte (y encontrarme).

4.07.2011

Me respiro entrecortadamente, sigues viviendo en el polo opuesto, empiezo a pensar que te desaparezco y que quizá nunca me hayas conocido. Soy un producto de tu monotonía, de tus días antisentido, de tu pestañeo automático. Solo soy cuando me buscas, solo si te abandonas y vuelves la mirada,


ahí estoy.

3.28.2011

Quisiera saber por qué me pasa tan rotundamente, no tengo sentido, ilógicamente me hago consciente de ello. El tiempo y yo debemos llevarnos demasiado bien, me visita muy a menudo, me asfixia, me desordena. Sopesando las posibilidades, estoy completamente fuera de juego, maldita curiosidad. No he vuelto si preguntan por mí, tan solo necesito ideas que te anulen del papel en blanco, siete minutos hasta aterrizar, pero prefiero empezar la lista del revés

colgarme de tu señal, aunque no dejes de comunicar.

3.24.2011

Cafeína: siento decirte que relativamente ya no me sirves, en mi mundo paralelo, estoy negociando para acabar con el sueño, he hecho algunos cálculos y sí, vivo a parte, (ni tú ni quinientos gramos de nicotina deshacéis las cavilaciones)

3.20.2011

A veces me sumerjo en las notas de la mejor canción y pienso en todos los momentos en los que me ha acompañado y en todas las horas de soledad en las que me ha recompuesto, es entonces cuando me doy cuenta de lo simple que puede ser un sorbo de felicidad entre tanta contaminación y en que jodidamente jodido está todo mi alrededor.Yo sigo aquí, al igual que la canción, corta pero intensa, omnipresente y necesaria, y sintiéndome en peligro de extinción, pero siempre hay tiempo de encontrar la melodía perfecta o esas son mis expectativas de futuro que, al igual, están camufladas entre corazones dementes, carentes de emociones y típicamente hundidos. Sigo aquí , esperando las palabras adecuadas para dar un paso que no deba lamentar. Podéis llamarme ilusa, pero de eso gira el mundo.

3.13.2011

http://www.youtube.com/watch?v=H7-EnfaPsVU

Quiero saberte y experimentar con tus manos, encontrar tus formas de pestañear y delirar en los mejores anocheceres. Anocheceres azul eléctrico en el salón. Que me encuentres y me digas que deje de preocuparme por la preocupación y viva para desayunarte los domingos. Nunca es suficiente y el nunca me desespera, tanto como las obligaciones, como los rumbos bajo la heteronomía y las manchas de bolígrafo en el dedo pulgar. Dime que tu tiempo es absurdo y lo compartimos, que sí, que te gusta tanto el sol a las ocho de la mañana como a mí y te lo regalo, sin deudas, sin treguas ni desperdicios, dime que te quedas y te voy preparando un mañana como ningún otro, y si me enseñas a no volver, tal vez te regale el tiempo perdido, tú eliges.

3.11.2011

Odio la idea de pensar que quizás me haya equivocado de camino, las maletas están prácticamente llenas y me siento ansiosa de nuevo, no entiendo por qué ahora, pero el caso es que mi bipolaridad aumenta por momentos. Lo viejo siempre vuelve y las dudas se amontonan en mis perspectivas. Permanezco reacia, lo se, pero no puedo evitar dividir mi subconsciente. Sin señales no hay pogreso, tal vez deba reorganizar las letras de mi canción, sin pros ni contras. De todas formas, siempre existe la opción B.

1.22.2011

Mientras me bebo el primer sorbo del día pienso en que debo ponerme algo más de ropa y en que la cabeza me pide tregua.
Hoy voy a vivir entre soledades y voy a escaparme del triángulo del comedor.
Voy hacia la silla a esperarte pero probablemente sigas durmiendo entre los restos de ayer. Más tarde sabré de ti.
Tengo unas letras rondándome el subconsciente que deduzco, encontraré hoy, y eso me alivia. Se han desecho los planes, me dispongo a dibujarme un mapa del tesoro y me voy despertando con olor a café, me inspiro y me dejo descifrar por el momento, tengo un buen presentimiento. Ya era hora

1.18.2011

vértigo

Cuando una gota de agua resbala por tu piel te sientes más vivo, cuando un soplo de aire te acaricia las mejillas, te sientes mejor, pero hoy nada de eso puede hacer que se esfumen las cenizas. Existe un lugar donde los pensamientos y las palabras no sirven, donde solo las miradas se reencuentran y hablan de tiempos mejores. La llave, la hemos perdido, la cerradura se oxida. Existe un lugar donde pensar por sí mismo es un premio y donde las voces que incitan se consumen, donde está el vaso medio lleno y la parte buena de la monotonía. Cuando las cuatro gotas se evaporen y los puntos cardinales indiquen el norte, cuando el sí y el no se consideren términos redundantes, las hojas volverán a llenarse de palabras y los ojos de miradas cómplices.