U N M E T R O C U A D R A D O

4.27.2010

because of you

Quizás le tenga miedo al tiempo y a su velocidad, quizás mis días vuelen y no me despida de ellos como es debido, quizás deba dejar a un lado mis extravagancias y tenga que sentar la cabeza en otras cosas o quizás debería vivir encerrada en un mundo ajeno a mi alma gemela. O quizás no. Lo cierto es que odio las preguntas y todo lo relacionado con las rutinas, al igual que oír hablar mientras oigo mi canción. Me perturban las cosas demasiado premeditadas y las palabras con doble sentido. Las vueltas de hoja, que no sirven, sino para hacerme perder el hilo de las situaciones y esperar, odio esperar. La impaciencia es mi mayor defecto y el pensarte mi perdición.

[Dame el tiempo que no te haga falta]

4.23.2010

III

Imágenes en la mente se clavan en tus huesos; las sigues, te gustan, las analizas, mucho tiempo, demasiado, pero tienes que volver en sí, seguir con lo pautado, compórtate.
El mundo sigue girando y no lo aprecias, te lo pierdes.
Estoy buscando una tregua anti saturaciones ¿conoces alguna?, un microsegundo de drogadicción. Se me van las ideas y solo vuelven sus restos descoloridos.
Un escape, eso hace falta.

4.21.2010

[message in a bottle]

Busco en cualquier otra parte adrenalina sin fecha de caducidad, ojos que cambien de estación cada cero coma cinco segundos, y me lleven con ellos.
Café solo, sin azúcar en las venas y fotografías de cada una de las ocho formas que tengas de sonreír; busco el cuadro de mi vida y el vaso medio lleno que tienes guardado bajo de la cama, y unas pupilas a lo lejos de la calle más inmensa que quieran ser el polo opuesto de mi imán.
Odio que tardes tanto, cuando dijiste que te marchabas un tiempo, creí que volverías antes, quiero mi sonrisa, me estoy empezando a cansar de esta que llevo puesta mientras no estás.
Quiero mi locura imparable y mis ilógicas deducciones,un gramo de cordura.
Que corra el aire, que huela a nuevo.

4.19.2010

1m2 de C

En el instante en que tus ojos se cierran, lees hasta el más mínimo de mis pensamientos, y yo, yo me dejo leer, porque eres mi punto de equilibrio en el trapecio y el malabar más complejo y adictivo desde hace media vida.

El material conductor de mi energía y la caja donde guardo cada trocito de día. Aunque me desordenes las ideas y saques de quicio mi aguante la cuarta parte de todas las mañanas, yo te sigo. Me quedo con nuestro mundo diferente, porque sería mi primer punto en una lista de cosas necesarias para llevarme a una isla desierta, y poder verlo todo desde tus ojos, sin una gota de aditivos, sin colorantes. Te quiero por tus rarezas, porque comparto cada una de ellas contigo, eres la parte que complementa mi cerebro chalado y te tengo en cada metro cuadrado de habitación.


4.18.2010

WHEN YOU GET TO WHERE YOU WANT TO GO AND YOU KNOW THE THINGS YOU WANT TO KNOW, YOU´RE SMILING. WHEN YOU SAY WHAT YOU WANT TO SAY AND YOU KNOW THE WAY YOU WANT TO PLAY, YOU´LL BE SO HIGH YOU´LL BE FLYING.

4.17.2010

Key

Somos como una paleta de pintura, a lo grande. Tenemos gama, tono, serie, textura, olor, densidad, nos gusta mezclarnos y hacernos libres. Ser lo que el momento requiera que seamos, llenarnos hasta el mínimo recoveco de experiencias y sonrisas de paisajes y escenas. Me gustas verde y roja, pero aún más naranja y azul, te odio un veinte por ciento del tiempo, otro treinta te necesito y el otro sesenta que te tengo haces que olvide que te odio por no tenerte un poquito más. Mi fuente de energía y de inspiración con un poquito de serenidad. Mi día uno hasta el treinta de cada mes sin incluir fines de semana. La alegría idiota de llegar a casa y volver a tenerte, unas calles más lejos y el vacío de medio día sin ti
mas treinta y ocho abrazos a la vuelta.

http://www.youtube.com/watch?v=o4bi8N8cPUI

corazón aerodinámico

Cuantas veces quise decir y tuve que esconder las palabras a cambio de felicidad de película.
Cuantas otras quise volar sobre ti, caerme, volver a empezar, cantarte quince segundos nuestro estribillo. Cuantos dias perdí las alas y tuve que mentirme para recuperarlas. Por tí, por las horas que te robaba para escribirte algo que te diera un segundo más de oxígeno, y que a la vez me lo diera a mí. Por doblar aquella esquina y encontrarte tres calles más abajo y sentirme loca..